Google+ Badge

-

.

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!
vótame en cincolinks.com

miércoles, septiembre 29, 2010

Ciclo de vida del VIH

Enlace y fusión: El VIH empieza su ciclo de vida cuando se liga a un receptor CD4 y a uno de dos co-receptores en la superficie de un linfocito T CD4+. Luego el virus se fusiona con la célula anfitriona. Después de la fusión, el virus libera el ARN, su material genético, dentro de la célula anfitriona.
Transcripción inversa: Una enzima del VIH, conocida como transcriptasa inversa convierte la cadena simple del ARN vírico en cadena doble de ADN vírico.
Integración: El nuevo ADN del VIH que se forma entra al núcleo de la célula anfitriona, donde una enzima del VIH llamada integrasa "esconde" el ADN vírico dentro del propio ADN de la célula anfitriona. El ADN del VIH integrado se llama provirus. El provirus puede permanecer inactivo por varios años sin producir nuevas copias del VIH o produciendo muy pocas.
Transcripción: Cuando la célula anfitriona recibe señal para volverse activa, el provirus usa una enzima anfitriona llamada polimerasa del ARN para crear copias del material genómico del VIH y segmentos más cortos del ARN conocidos como ARN mensajero (mRNA). El mARN se utiliza como modelo o patrón para la formación de cadenas largas de proteínas del VIH.
Ensamblaje: La enzima del VIH llamada proteasa divide las cadenas largas de proteínas del VIH en pequeñas proteínas individuales. A medida que las proteínas pequeñas del VIH se unen a las copias del material genético del ARN del VIH, se ensambla una nueva partícula del virus.
Gemación: El nuevo virus ensamblado "brota" de la célula anfitriona. Durante la gemación, el nuevo virus acapara parte de la envoltura exterior de la célula. A esta envoltura, que actúa como recubrimiento, le brotan combinaciones de proteína y azúcar, conocidas como glucoproteínas del VIH. Estas glucoproteínas del VIH son necesarias para que el virus se ligue al CD4 y a los co-receptores. Las nuevas copias del VIH pueden ahora pasar a infectar a otras células.

Si soy VIH positivo - ¿Tengo SIDA?

Si soy VIH positivo - ¿Tengo SIDA?

Soy VIH positivo. ¿Qué significa esto?
¿Quiere decir que tengo SIDA?
Una prueba que da resultado positivo al VIH significa
que usted está infectado por el VIH (virus de
inmunodeficiencia humana), el virus que causa el SIDA
(síndrome de inmunodeficiencia adquirida). El estar
infectado por el VIH no significa que usted tiene SIDA
ahora. Sin embargo, si se deja sin tratar, la infección por
el VIH daña al sistema inmunitario de la persona y
puede convertirse en SIDA.
¿Qué es el SIDA?
El SIDA es la etapa más grave de la infección por el
VIH. Es el resultado de la destrucción del sistema
inmunitario de la persona infectada.
El sistema inmunitario es el sistema de defensa del
organismo. Las células del sistema inmunitario luchan
contra la infección y otras enfermedades. Si el sistema
inmunitario no funciona correctamente, la persona corre
el riesgo de desarrollar complicaciones que pueden ser
potencialmente mortales como infecciones graves y
cáncer. El VIH ataca y destruye las células del sistema
inmunitario que luchan contra las enfermedades y deja el
organismo indefenso ante las infecciones y el cáncer.
¿Cuáles de las células que luchan contra
las enfermedades atacan el VIH?
Los linfocitos CD4 son un tipo de glóbulos blancos que
combaten las infecciones. También se conocen como
células CD4+ T ó linfocitos CD4 T. El recuento de
linfocitos CD4 es la cifra linfocitos CD4 en una muestra
de sangre.
Cuando el VIH entra dentro de los linfocitos CD4, utiliza
estos linfocitos para reproducirse. Este proceso destruye
los linfocitos CD4 y el recuento de éstas disminuye. A
medida que se pierden linfocitos CD4, el sistema
inmunitario se debilita. Un sistema inmunitario debilitado
hace que sea más difícil para el organismo luchar contra
las infecciones y el cáncer.

¿Cómo sabré si tengo SIDA?
El SIDA no es algo que la persona puede
autodiagnosticarse; se diagnostica SIDA cuando el
sistema inmunitario está gravemente debilitado. Si usted
está infectado por el VIH y el recuento de linfocitos
CD4 disminuye por debajo de 200 células/mm3, o si
desarrolla una enfermedad característica del SIDA (una
enfermedad muy inusual en alguien que no está
infectado por el VIH), usted tiene SIDA.
¿Cuáles son las enfermedades
características del SIDA?
En diciembre del 1992, los Centros para el Control y
Prevención de las Enfermedades (CDC) publicaron la
lista más actualizada de enfermedades características
del SIDA*. Las enfermedades características del SIDA
son:
• Candidiasis
• Cáncer del cuello uterino (invasor)
• Coccidioidomicosis, criptococosis, criptosporidiosis
• Enfermedad por citomegalovirus
• Encefalopatía (relacionada con el VIH)
• Herpes simple (infección grave)
• Histoplasmosis
• Isosporiasis
• Sarcoma de Kaposi
• Linfoma (ciertos tipos)
• Complejo mycobacterium avium
• Neumonía por pneumocystis carinii/jiroveci
• Neumonía (recurrente)
• Leucoencefalopatía multifocal progresiva
• Septicemia por salmonela (recurrente)
• Toxoplasmosis del cerebro
• Tuberculosis
• Síndrome de emaciación
A las personas que no están infectadas por el VIH
también les puede desarrollar estas enfermedades; esto
no significa que tienen SIDA. Para tener un diagnóstico
de SIDA, la persona debe estar infectada por el VIH.

¿En qué consiste el tratamiento contra el
VIH?
El tratamiento contra el VIH consiste en el uso de
medicamentos para mantener sana a la persona infectada
por el virus. El tratamiento puede ayudar a las personas en
todas las etapas de la enfermedad por el VIH. Aún cuando
los medicamentos contra el VIH pueden tratar la infección,
no pueden curarla. El tratamiento contra el VIH es
complicado y debe estar ajustado a usted y a sus
necesidades.

ESTIGMATIZACION DEL VIH/Sida





ESTIGMATIZACION DEL VIH/Sida
1) Un resultado positivo (seropositivo) a la infección por el VIH no es sinónimo de que la persona tenga
SIDA.
2) Un resultado positivo al VIH, no es sinónimo de que la persona tenga “inutilidad” o incapacidad para
realizar ninguna acción física o mental, cualesquiera que esta sea, ni por más ruda que parezca.
3) Una persona con VIH, en ausencia de tratamiento podría tardar de 5 a 10 años en desarrollar la
enfermedad (SIDA), y en el caso de tener tratamiento hasta 20 años en manifestarla o tal vez nunca
manifestarla siempre y cuando reciba la terapia indicada.
4) Sólo un dictamen médico específico a un individuo en particular, apoyado por estudios de
laboratorio y elaborado por un médico podría determinar si una persona seropositiva tiene
capacidad o no para realizar determinada actividad o trabajo físico específico; sin embargo, esto
mismo aplica para una persona considerada sana que no tenga el VIH.
5) Desde la descripción del primer caso de SIDA en el mundo, en 1981, la ciencia médica, ha
producido el mayor volumen de publicaciones científicas sobre este tema, superior a la de cualquier
otra enfermedad en la historia de la humanidad. Esto se ha traducido en resultados que nos
muestran que creencias o temores que se tenían en la década de los 80s, respecto a que las
personas seropositivas eran un peligro para la colectividad, se hayan superado.
6) Las personas que por mucho, mayor riesgo tienen de contraer la infección por el VIH, motivado por
un accidente o exposición accidental a sangre infectada, son el personal de salud que atiende
personas que viven con el VIH; sin embargo, en los últimos 10 años, no se ha reportado
ningún solo caso de SIDA que haya sido adquirido por exposición accidental a sangre de una
persona infectada por el VIH.
7) Desde que se inició el uso de terapia antirretroviral altamente activa (TARAA), en 1996, se ha
encontrado que es posible disminuir la carga viral circulante en el individuo con el VIH, a nivel
indetectables; esto dando como resultado la disminución drástica de la posibilidad de transmitir el
virus, y alargando la cantidad y calidad de vida de la persona seropositiva, en donde le es posible,
en un gran número de casos, el realizar exactamente las mismas actividades físicas y mentales que
cualesquier otra persona que sea seronegativa.
Centro Nacional para la Prevención y el Control
del VIH/SIDA
8) Actualmente, una mujer embarazada que viva con el VIH que recibe este tipo de tratamiento en
forma oportuna, y su carga viral sea indetectable, tiene la posibilidad de tener un hijo seronegativo
en prácticamente un 100% de los casos, aún cuando el niño haya pasado por el canal del parto o
haya nacido a través de la herida de una cesárea.
9) Actualmente el CENSIDA cuenta con un protocolo, que permite que cualquier persona que haya
sido expuesta accidentalmente a sangre contaminada por el VIH, reciba tratamiento gratuito de
emergencia, haciendo prácticamente imposible que la persona expuesta adquiera el VIH o
desarrolle el SIDA. 
Tratamientos preventivos similares existen en el sector salud para los casos de accidentes con
clavos y alambres oxidados y de esta forma evitar tétanos; o en el caso de mordeduras de perro,
con el fin de evitar la rabia humana.
10) Actualmente el CENSIDA cuenta con presupuesto suficiente para dar medicamentos
antirretrovirales gratuitos a la totalidad de las personas con SIDA que, de acuerdo con la guía
nacional, así lo requieran. Incluso, el CENSIDA cuenta con la posibilidad de suscribir acuerdos con
otras instituciones de salud que provean atención a pacientes que carecen de seguridad social,
para que enviarles estos mismos medicamentos y que sean ellas directamente quienes se los
proporcionen.
11) Al igual que sucede con la obesidad, contemplada en la ley que actualmente se debate, y para la
cual se establecen ciertos porcentajes permisibles para que una persona sea considerada útil, y
otros porcentajes para lo cual una persona se considere inútil, y para lo cual siempre se le da
oportunidad a la persona obesa de bajar de peso, y lo cual se mide mediante la báscula; en el caso
de la persona con VIH, también se le podría dar la oportunidad de bajar su carga viral a niveles
indetectables, lo cual se puede medir por estudios de laboratorio actualmente disponibles en todo el
país.
12) En igualdad comparativa, una persona de piel blanca no podría considerarse inútil para realizar
ciertas actividades en el campo o de rescate en zonas soledas, sólo por el alto riesgo de que
desarrolle cáncer de piel.¿?
13) El hecho de dar como válido el argumento de que una persona diagnosticada con VIH, es inútil
para realizar tareas de rescate o de protección civil o militar, por el riesgo que tienen de infectar
accidentalmente a la colectividad; crearía una situación en la cual una persona seropositiva
tampoco podría trabajar o realizar acciones en la policía, seguridad pública o privada, practicar
deportes, atender pacientes en el sector salud, salir de sus casas en caso de terremoto, conducir
automóviles, ser maestro o alumno en escuelas públicas o privadas, atravesar caminando una calle,
asistir a cualesquier trabajo donde existan otros empleados, o incluso vivir en su casa con el resto
de su familia.

Pruebas Rápidas para detectar VIH





Pruebas Rápidas para detectar VIH
Las llamadas “pruebas rápidas” para la detección de anticuerpos constituyen
instrumentos auxiliares en la detección de la infección por el Virus de la
Inmunodeficiencia Adquirida (VIH-1 o VIH-2) mediante diferentes reactivos aplicados en
saliva, suero, sangre, plasma u orina.
Técnicamente, las pruebas rápidas son iguales a las pruebas tradicionales (de ELISA, por
sus siglas en inglés, o de Ensayo Inmunoenzimático Ligado a Enzimas), son sensibles y
pueden aplicarse en lugares y bajo condiciones diferentes; pero tienen la ventaja de que
son más fáciles de realizar ya que no requieren de laboratorio y el resultado está
disponible en unos minutos.
Sin embargo, es importante señalar que sus resultados deben siempre de confirmarse
mediante un estudio de Western Blot para poder establecer un diagnóstico positivo de
infección por el VIH.
La norma oficial NOM-010-SSA2-1993 para la Prevención y Control de la Infección por
Virus de la Inmunodeficiencia Humana establece los criterios a observar en toda
detección del VIH/Sida. Entre otros, advierte que no puede utilizarse para fines ajenos a
los de protección de la salud del individuo en cuestión; que no debe solicitarse como
requisito para el acceso a bienes y servicios; que debe regirse por los principios de
consentimiento informado y confidencialidad; y que la entrega del resultado debe
hacerse de forma individual, por personal capacitado o a través del médico tratante que
solicitó el estudio.
Antes de hacerse una prueba rápida debe haber consejería dado al impacto emocional
que esta prueba puede ocasionar y tener claras las opciones que pueden ofrecerse a toda
persona con un resultado positivo.
Y es que debido a la fuerte carga estigmatizadora puede generarse negación, depresión,
angustia, ansiedad e incluso deseo de suicidio. Actualmente, la norma oficial establece la
obligatoriedad de ofrecer servicio de consejería o apoyo emocional dentro de cualquier
institución del Sector Salud.
El Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/Sida (CENSIDA) considera que
la aplicación de las pruebas rápidas son útiles en situaciones como: abuso sexual,
embarazos sin control prenatal en trabajo de parto, riesgo de transmisión ocupacional y
para corroborar si un paciente ha desarrollado Sida ante la presencia de infecciones
oportunistas u otra manifestación asociada a la evolución de la enfermedades
Es necesario tener presente que toda prueba de detección tradicional o rápida de ninguna
manera asegura el que una persona no se haya infectado de VIH recientemente y que
todo resultado positivo, en ausencia de síntomas de Sida, debe confirmarse.

EL SIDA EN CIFRAS - America Latina

INFORME, PRESENTADO A FINALES DEL 2008, EN MEXICO, ESTE AÑO, AUN NO SE HA PRESENTADO EL DEL 2008.




EL SIDA EN CIFRAS
El SIDA en el mundo, América Latina y el Caribe
A finales del 2006, ONUSIDA estimó que a nivel mundial existen 39.5 millones
de personas que viven con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), de
los cuales 37.2 millones eran adultos, 17.7 millones mujeres, y 2.3 millones
menores de 15 años. Cada día se infectan por el VIH en todo el mundo
alrededor de 11 mil personas, esto es, que 4.3 millones de personas
contrajeron la infección en el 2006. Aproximadamente el 40% de las nuevas
infecciones por VIH, se producen en jóvenes de entre 15 y 24 años.
Únicamente durante este año, el SIDA causó 2.9 millones de muertes.
A pesar de que América Latina y el Caribe tienen una epidemia más reciente,
el número de infecciones por VIH rebasó la cifra de 1.7 millones de infecciones
(1.7 millones en América Latina y 250 mil producidas en el Caribe). Sin
embargo, lo más preocupante es que el Caribe se ha convertido en la segunda
región más afectada por la epidemia del SIDA, después de la África
subsahariana, con una prevalencia del 1.2% en población adulta.
Las epidemias de América Latina se mantienen estables; con niveles de
infección elevados entre los hombres que tienen relaciones sexuales con otros
hombres (HSH), el comercio sexual, y con brotes del virus entre los
consumidores de drogas inyectables; asimismo, la proporción de mujeres que
viven con el VIH continúa creciendo.
El SIDA en México
México se clasifica como un país con una epidemia de SIDA concentrada en los
grupos que mantienen prácticas de riesgo: 13.5% de prevalencia de VIH en
hombres que tienen sexo con hombres (HSH), 15.0% en trabajadores del sexo
comercial y 3.9% en hombres usuarios de drogas inyectables (últimas
encuestas disponibles).
En contraste, la prevalencia de VIH en población adulta de 15 a 49 años de
edad es del 0.3%, lo cual significa que tres de cada mil personas adultas
podrían ser portadoras del VIH en nuestro país. De acuerdo a las estimaciones
más recientes del Centro Nacional para la Prevención y Control del SIDA
(CENSIDA), en México existen 182 mil personas adultas infectadas por el VIH.
Desde 1983, año en que inició esta epidemia en nuestro país, hasta el 15 de
noviembre del 2006, en el Registro Nacional de Casos de SIDA se han
contabilizado en forma acumulada 107,625 casos de SIDA, de las cuales el
83% son hombres y el 17% son mujeres. Por cada cinco casos acumulados de
VIH/SIDA en hombres se ha observado un caso en mujeres; y en lo casos
sexuales esta relación se conserva. Las personas de 15 a 44 años de edad
constituyen el grupo más afectado con 78.7% de los casos registrados.

Mi lista de blogs

PARA SALIR AQUI, ENLAZAME